octubre 3, 2018

La manufactura aditiva conocida popularmente como “impresión 3D” consiste en convertir un archivo 3D en un objeto físico mediante la adición de capa por capa de algún material el cual puede ser plástico, resina, metal, papel, entre muchos otros. Esta tecnología está revolucionando la forma en que son concebidos, producidos y distribuidos los bienes de consumo ya que cuentan con infinidad de aplicaciones dependiendo del sector al que se destinen.

 

Las principales ventajas que ofrece son: personalización, complejidad geométrica, producción por lotes, creación de equipos mecánicos de alto performance, la producción de partes funcionales en una sola pieza así como la reducción de tiempo de producción, residuos, costes de los procesos y el peso.

 

Por el contrario algunas de las ventajas son que esta tecnología se encuentra aún en desarrollo, la maquinaria tiene costes altos, existen procesos periféricos auxiliares, además que la disponibilidad y coste de la materia prima puede ser muy variada.

 

Existen diferentes tecnologías de manufactura aditiva y para considerar cuál de ellas es la más conveniente para la producción de alguna pieza es importante evaluar cada una, conocer sus procesos, acabados, precisión, tiempos y precios de producción; conoce las tecnologías más significativas:

 

    • Extrusión de material: esta es la más popular gracias a las impresoras 3D de escritorio, su proceso se conoce como FDM modelado por deposición fundida o FFF fabricación por filamento fundido y consiste en fundir un termoplástico en forma de filamento que es depositado capa a capa por una boquilla hasta integrar completamente la pieza.

 

    • Fotopolimerización: es el más antiguo, consiste en endurecer un fotopolímero líquido vaciándolo en una cubeta para que se endurezca selectivamente capa por capa mediante la polimerización activada por luz. Los tres tipos más comunes son SLA estereolitografía, DLP fotopolimerización por luz ultravioleta y fotopolimerización por absorción de fotones.

    • Inyección de aglutinante: este tipo de manufactura aditiva es una mezcla de las dos anteriores, el proceso consiste en pulverizar el aglutinangte líquido sobre un lecho de polvo para posteriormente ser solidificado en sección trasversal, no necesita de estructuras de apoyo sin embargo al terminar el modelo debe eliminarse el polvo sobrante pulverizando la pieza con aire así como ahogar dentro de un líquido que rellena porosidades de la pieza, mejora su color y propiedades. Los procesos que utilizan este tipo de tecnología son: PBIH Powder Bed and Inker Head y PP Plaster based 3D Printing.

 

    • Fusión de lecho en polvo: consiste en aplicar una capa de polvo del material que se desea utilizar a una fuente de energía térmica que se funde y da forma capa por capa hasta el objeto deseado. Actualmente existen cinco procesos que utilizan este tipo de tecnología: EBM (Electron Beam Melting) o fusión por haz de electrones, SLS sinterización selectiva por láser, SHS sinterización selectiva por calor, SLM fusión selectiva por láser, DMLS sinterización de metal directa por láser.

 

    • Inyección de material: consiste en utilizar un cabezal de impresión que se mueve e inyecta un fotopolímero de múltiples materiales en el mismo modelo así como un material de soporte (cera); mientras que unas luces que rodean al cabezal se encargan de endurecer el material después de ser inyectado.

En #TECMA2019 podrás ver en vivo y en directo este tipo de tecnologías de manufactura aditiva, te esperamos del 5 al 8 de marzo de 2019 en Expo Santa Fe México.

 

Si te gustaría que posteriormente realicemos un artículo sobre los procesos de las diferentes tecnologías o algún proceso de fabricación por favor compártenos tu comentario. Y si te gustó el artículo ayúdanos compartiendo.

Deja un comentario